Lo que creemos

Creemos en un solo Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

  • Creemos en un Dios que existe como Trinidad. Él es infinito, invisible, omnipotente, omnisciente, inmutable, soberano y santo. Es eterno, sin principio ni fin. Él es la fuente y el sustentador de todo lo que existe.

  • Creemos en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles.

  • Creemos en Jesucristo, el Hijo eterno de Dios, Luz de Luz, Dios de Dios. Se encarnó por el Espíritu Santo en el vientre de la virgen María, plenamente Dios y plenamente hombre. Vivió una vida sin pecado. Fue crucificado como expiación por el pecado y resucitó corporalmente al tercer día. Ascendió a la diestra del Padre donde reina sobre todo. Él vendrá de nuevo en gloria corporal y visiblemente para juzgar a los vivos y a los muertos.

  • Creemos en el Espíritu Santo, que debe ser adorado y glorificado con el Padre y el Hijo. Él regenera el corazón del pecador, habita en todos los católicos, convictos de pecado, nos ayuda en nuestra debilidad y nos da poder para vivir una vida católica fructífera.

Creemos en el Evangelio, las buenas nuevas de salvación.

  • Creemos que la humanidad fue creada originalmente como buena, pero cayó en un estado de pecado por desobediencia. Heredamos una naturaleza pecaminosa de Adán y cometemos pecados individuales. Este pecado nos separa de Dios y nos hace imposible ganar la salvación por obras.

  • Creemos que en Su vida, muerte, resurrección y ascensión, Jesucristo logró la salvación de los pecadores. En su vida, guardó la ley de Dios en nuestro nombre. En su muerte, sufrió como nuestro sustituto y satisfizo la ira divina que merecíamos. Él tomó nuestra culpa sobre sí mismo y acreditó su justicia a nuestra cuenta. En Su resurrección, recibimos vida nueva ahora y vida eterna por venir. En su ascensión, derramó el Espíritu Santo sobre su iglesia y continuamente intercede por nosotros. Toda esta salvación es obra gratuita y misericordiosa de Dios únicamente.

  • Creemos que uno recibe los méritos de Jesucristo al arrepentirse del pecado, al creer en las buenas nuevas de Su muerte y resurrección y al confesarlo como Señor y Salvador. Como señal de esta salvación, todo creyente profesante debe ser bautizado por inmersión. Creemos que toda la experiencia de la salvación consiste en regeneración, justificación, santificación y glorificación futura.

  • Creemos que todo católico está llamado a proclamar esta buena nueva a las naciones.

Creemos en la Biblia, la santa Palabra de Dios.

  • Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada, infalible y autoritaria. Creemos que el Espíritu Santo inspiró los escritos originales de las Escrituras y que los escritos originales no tienen error.

  • Creemos que aunque Dios en Su plenitud está más allá de la comprensión, Él revela en las Escrituras todo lo que necesitamos saber sobre Él, todo lo que necesitamos saber para ser salvos y todo lo que necesitamos saber para vivir una vida piadosa. Creemos que la Biblia es la autoridad final para todos los asuntos de fe, verdad, moralidad y vida católica.

  • Creemos que la Biblia enseña que Dios ha hecho a cada persona a Su imagen y que la vida es sagrada desde la concepción. Creemos que la Biblia enseña que el hombre y la mujer son géneros distintos y complementarios y una buena parte del diseño original de la creación de Dios.

Creemos en la Iglesia: el pueblo mundial de Dios reunido en organismos locales.

  • Creemos en un pueblo de Dios mundial que consiste en todos los redimidos de cada época y de cada tribu, lengua y nación que poseen la verdadera fe en Jesucristo. En la era del Antiguo Testamento, esta fe estaba en la promesa de Dios de enviar un Mesías.

  • Creemos que desde el Día de Pentecostés, este organismo mundial está formado por congregaciones locales autónomas de creyentes bautizados. Esta asamblea local está sujeta a la fe y la comunión del evangelio y observa las dos ordenanzas del bautismo y la Cena del Señor tal como las dio Cristo. Creemos que la iglesia se rige por las leyes de Cristo, ejerce los dones que Él da a través del Espíritu Santo, se sirven unos a otros con amor y busca extender el evangelio hasta los confines de la tierra. Creemos que la iglesia local se reúne el día del Señor, el primer día de la semana, en observancia de la resurrección de Cristo.

  • Creemos que cada congregación debe ser dirigida por ancianos (pastores) y diáconos. La iglesia local es responsable del discipulado, la disciplina y la administración de las ordenanzas de Cristo.

Prayer Group
HORAS DE OFICINA

de lunes a viernes

9:00 AM - 5:00 PM

Cerrado durante el almuerzo

12:00 p.m. - 1:00 p.m.

Priest Holding Book

"La paz os dejo, mi paz os doy. No como el mundo la da, yo os la doy.

No se turbe ni se asuste vuestro corazón ".

Juan 14: 2